Hay algo que Nunca haría; Traicionar a un Amigo. - Pedro Amorós -
Home Reportajes TV Fantasmas en la Calahorra
Fantasmas en la Calahorra

Fantasmas en la Calahorra

      Dicen que las casas encantadas existen. La verdad es que es difícil poder demostrar ante los ojos de la sociedad que una casa pueda estar encantada, sin embargo algunos de los casos que la SEIP hemos investigado presentan pruebas, indicios y arrojan a la luz detalles con los que podríamos extraer una serie de conclusiones a las que usted mismo debe llegar.

      En este caso, visitamos uno de estos lugares que se trata de la Calahorra en la ciudad de Elche en Alicante. Se cuentan muchas historias de este lugar de culto e iniciación masónica, único con decoración egipcia. Cuando todavía estaba en manos privadas, sus inquilinos sufrieron "encuentros" muy particulares con un posible fantasma.

 

Guión de Rodaje

     La casa reúne todos los requisitos para entrañar fenómenos paranormales. Fue fortaleza árabe en el siglo X, castillo en el XV, y sede de la única logia masónica de rito egipcio que existió en España. Sus muros guardaban múltiples secretos rodeados de misterio y de muerte. Dos expertos en investigación de fenómenos paranormales intentan desvelarlos.

     Mucha gente murió en sus almenas. Otros perecieron en las mazmorras. El odio, la ira, la cólera, fueron sentimientos vigentes durante siglos. La media luna árabe aún permanece vigía en lo más alto. Y en lo más profundo, una puerta conduce a un túnel donde un hombre con un caballo esperaba a los derrotados para trasladarlos en su huída hasta el mar.

     El investigador Pedro Amorós ha registrado en la vivienda hasta 30 voces diferentes, procedentes de otras tantas psicofonías. La mayoría expresan lamentaciones y tristeza. Todas arrastran una fuerte carga emocional que hace estremecer. “Para mí -dice Pedro-, una de las más importantes es una voz de niño que se registra en el silencio, y que parece decir “no me iré más, estoy muerto”.

    ¿Hablan los muertos? ¿Se conservan ciertas pautas energéticas después del fallecimiento? Pedro Amorós busca una respuesta: “Los muertos están completamente muertos, y las energías son las que se conservan. Es posible que alguno de estos restos energéticos se transforme en algo. Quizás, esta energía sea la causante de las voces psicofónicas”.

     En 1878 se inauguró en La Calahorra la única logia masónica de rito egipcio que ha existido en España. Otra vez el culto supremo a la muerte enraizaba en su suelo. Las antiguas mazmorras pasaron a ser el lugar donde se iniciaba a los adeptos. Una trampilla en el salón les posibilitaba subir de la oscuridad a la luz. ¿Era este un nuevo hecho para alimentar una quimera?

     Pedro Amorós le pregunta al parapsicólogo José Requena si hay realmente fantasmas aquí; a lo que éste responde: “Ahora mismo yo apostaría que sí, porque en esta casa, por su carga histórica, creo que se dan las condiciones idóneas para que se esté produciendo, ahora mismo y aquí entre estos muros, cualquier manifestación de tipo espectral. Es decir, una emoción ha manchado de alguna forma esta casa”.

     A comienzos de siglo se crearon altares en distintas salas que sirvieron para suplantar a otros ritos dudosos. El salón de la masonería quedó cerrado. Nadie se atrevió a tocarlo. Hasta hace 20 años fue vivienda particular. La última persona que vivió en ella un día se encontró con lo que definió como un ser sin cabeza.

     “Es de lo más sorprendente que he escuchado en muchísimo tiempo”, comenta José Requena. “Esta aparición, que por lo visto se presenta en un momento determinado en que alguien está trabajando en el despacho, y piensa que es alguien físico que en un momento dado regresa a su casa. Y cuando levanta la vista ve a alguien, ve perfectamente sus zapatos, ve sus pantalones, ve la vestimenta que en esos momentos porta, pero sorprendentemente esa persona no tiene cabeza. Luego estamos hablando lógicamente de que no es un ser físico, no es un ser humano”.

      Todo sigue siendo un enigma. Por allí ha pasado mucha vida y también ha reinado la muerte. Algunas voces todavía hoy piden silencio. Así, Pedro Amorós comenta que una de las cosas más curiosas que ocurrió en el momento de la grabación fue que “una voz parece que nos invitaba a irnos, pero nos invitaba de una forma bastante persistente. Nos gritaba ¡fuera!”

 

Guión: Julia Gómez / Realización Teo Plaza / Coordinador del Reportaje: Pedro Amorós

Fantasmas en la Calahorra - www.pedroamoros.com-